Cómo empecé mi carrera como redactor de contenidos (I)

Hoy os traigo un artículo más personal. Me apetecía dejar mis comienzos plasmados para que en un futuro pueda leerlo y poder decir ¡Joder como pasa el tiempo! Espero que pueda ser interesante para alguien más a parte de mí mismo. Esta es la historia de cómo empecé mi carrera como redactor de contenido.

¡Activo mi modo Sheldon contando la historia del universo y empezamos!

explicando mi historia como redactor de contenidos
¿Qué es la física? Es una cálida tarde en la antigua Grecia….

Redactando en la escuela

Esto que voy a contar ahora no he sido consciente hasta hoy en día, pero viéndolo con perspectiva, ya tenía buenas habilidades de escritura en la escuela. Por entonces, ya ganaba los típicos concursos literarios casi cada año.

En Cataluña celebramos de manera muy apasionada el día del libro, más conocido aquí como “Sant Jordi”. El día 23 de abril se celebra en la mayoría de escuelas el Jocs Florals (Juegos florales). Es un concurso literario en el que cada alumno presenta un texto en prosa o en poesía. Se designa un ganador por categoría y se gana un pequeño premio, normalmente, un libro.

Bien, pues desde bien pequeño ganaba este concurso con asiduidad. Luego me tocaba leer mi historia o mi poema delante de toda la escuela en el gimnasio. Ahí me entraban los 7 males, pues era un niño muy vergonzoso y cortado. Era como Iniesta el día que él tocó hablar tras marcar el gol que le dio la victoria del Mundial a España. ¡Si sé que voy a ganar no lo escribo!

¡Si lo sé no marco el gol! Pero voy a hablar un poca va… Grande Iniesta de mi vida

Felicitaciones en la adolescencia por mi gran redacción en los exámenes

Escribir bien se había convertido en una de mis habilidades. En los típicos dictados siempre tenía muy pocas faltas, menos que la media de la clase. Además, los profesores siempre me felicitaban por mi buena redacción en los exámenes. Ojo, no por mi buena letra, en eso me echaban la bronca siempre.

Mi caligrafía era tan mala (y lo sigue siendo) que mi madre siempre me decía:  ¡Este niño creo que va para médico porque no se le entiende na!

¿Quién sabe si podría haber sido un buen doctor?

A pesar de mi mala letra, recuerdo que mis compañeros también me pedían ayuda a la hora de hacer resúmenes. Se me daba bien interpretar las palabras de los libros y escribirlas con las mías propias. Ahora mismo le doy gracias a mí yo del pasado por haber hecho siempre mis propios resúmenes, pues es sintetizar conocimientos es una de mis mejores habilidades como redactor de contenidos.

Recuerdo con mucho cariño la felicitación de un gran profesor de filosofía que tuve. En un examen de Descartes, explique aquello de “pienso luego existo” tal como yo lo veía, utilizando mis palabras. Fue tan buena explicación que tuve que leerlo delante de toda la clase. Si, aunque ya tenía unos 17 años, seguía igual de vergonzoso y de nuevo apareció mi espíritu Iniesta.

Estudios de grado superior: Se acabó el redactar, toca programar

Cuando acabé el bachillerato, inicié mis estudios de formación profesional de informática. Había sido desde niño uno de mis mayores hobbies, así que me pareció buena idea estudiar eso para dedicarme a ello profesionalmente. Estudié tanto administración de sistemas como programación.

Tras acabar mis estudios, conseguí algún trabajo temporal sobre todo esto. A pesar de que me gustaba, veía que aquello no era como había imaginado. No era exactamente lo que esperaba. Esto unido a la temporalidad de los trabajos y una época de gran crisis, hizo que perdiera un poco mi ilusión por la informática de manera profesional.

Durante 2 años también estuve trabajando en un supermercado por pura necesidad. En casa la cosa estaba difícil, por lo que cualquier trabajo era bueno. Tras estos dos años, volví a un trabajo de profesor de informática en un centro cívico. Y es aquí donde empieza mi carrera como redactor de contenidos SEO.

redactor de contenidos SEO
¡Empieza lo bueno!

El SEO, los TSA y mi primera web que lo cambió todo

En este trabajo daba formación a gente de todas las edades que no sabía manejarse con un ordenador o smartphone. Además, era el encargado de que todo el sistema del centro funcionase correctamente. La gran suerte es que muchos días no tenía gran cosa que hacer, así que aproveché el tiempo con una espinita que tenía clavada, el SEO.

En mis estudios de informática nunca vimos nada acerca del SEO y es un tema que siempre me había atraído. Así que aproveché mis ratos libres para aprender sobre ello. También me interesaba el tema de nichos y monetización, así que por casualidad me encontré con los vídeos de la serie de TSA de Romuald Fons en YouTube. Así es como empecé a aprender los entresijos del SEO.

Tras empaparme bien sobre los conceptos básicos, empecé mi primera web de afiliación con Amazon a modo de prueba, simplemente para aprender en estos ratos libres. Elegí unos de los nichos del novato, los perros. “Todo el mundo ama a los perros, así que este será un buen nicho”, eso es lo que pensé. En concreto hice una web sobre juguetes de perros.

La web no tuvo mucho éxito claro está, principalmente porque muchas cosas estaban mal y la competencia era insuperable, pero esto no lo sabía por entonces. Aún así, me sirvió para aprender un montón de cosas. Y sobre todo me sirvió para descubrir esta profesión que ejerzo hoy en día y que nunca había imaginado que fuera para mí.

Un grande del SEO
¡Gracias por tus vídeos Romu!

Redactando contenidos para juguetes de perros

Una vez que la web estuvo lista, empecé a crear contenido para atraer tráfico. Busqué temas con poca competencia y con palabras clave de cola larga. Con que tuvieran 20 búsquedas al mes me conformaba. Pues sorprendentemente, sí que llegué a posicionar algunos artículos en buena posición. Esto fue sin duda gracias a mis habilidades de escritura adquiridas a lo largo de los años.

Mi primera venta mediante un enlace de Amazon fue gracias a un artículo que escribí titulado “los 10 perros más famosos de los dibujos animados”. En esta lista incluí a nevado, el perro de Shin Chan. Metí un enlace con un peluche monísimo de este, que resultó ser mi primera venta. Recuerdo lo emocionado que estaba al ver que esto del SEO funcionaba.

Alguien no pudo resistirse a este perro tan mono

Esto me sirvió para ver lo bien que se me daba escribir, es algo que ya había olvidado tras tantos años sin hacerlo. Desde el minuto 1 me sentí cómodo creando contenido, recopilando información, buscando palabras claves de temas interesantes y redactándolo a mi manera.

Estos fueron mis inicios como redactor de contenidos. Este post acaba aquí, pues es el primero de una serie de tres. En el próximo contaré la siguiente etapa, como pasé de escribir para mí a escribir para otras personas. ¡Gracias por leerme y nos vemos pronto!

3 comentarios en “Cómo empecé mi carrera como redactor de contenidos (I)”

  1. Vaya Manuel, me has inspirado, Obviamente vengo con esa misma espinita desde hace ya mucho tiempo. Tu historia me ha convencido de que debo lanzarme de una vez y por toda, si no lo hago ahora, no lo haré nunca. Me gusta también escribir, aunque soy un poco perezosa, quisiera emprender, tengo la mente en ebullición por tantas ideas que quieren salir a la luz, lo peor de todo es que no tengo nada de dinero para financiarme, me encuentro desempleada, Sé que existen muchos negocios que se pueden emprender sin muchos o casi ningún recurso, sin embargo, me encuentro paralizada por el shock del desempleo, Por primera vez en 41 años laborales me he encontrado sin un plan laboral de futuro. Repentinamente me he quedado sin trabajo y no ha sido por cuestión de jubilación porque aunque no lo creas, aún formo parte de las personas de más de 55 años que aún podemos ser productivas y que de paso ahora nos llaman generación senior. Te felicito y espero leer tu próxima redacción para así sentirme motivada a seguir tus pasos y emprender porque tal y como se muestra el panorama, no creo que yo consiga trabajo bajo relación de dependencia más nunca, por ende, tengo que jugármela por el todo. Gracias por permitirme explayarme un poco. Un saludo Mary García

    Responder
    • Pues muchísimas gracias por tu comentario! No es esperaba para nada un comentario así, y mucho menos que inspiraría a alguien. Entiendo tu situación, mucha gente de mi alrededor la ha sufrido y lo mejor que puedes hacer es reinventarte. Puedes empezar a aprender cosas desde ya para vivir de la redacción, nutrete de todos los conocimientos que puedas y empieza a trabajar sin darte de alta como autónoma. Puedes empezar en plataformas como publisuites con tarifas bajas para que te lleguen pedidos, más adelante podrás ganar más. También puedes intentarlo con Lowpost, aquí pagan poco pero puedes aprender bastante si empiezas desde 0. También puedes abrirte un wordpress gratuito y empezar a darte a conocer en Linkedin, una red que te puede permitir conseguir clientes. Esos son mis pequeños consejos que espero que te sirvan. Muchisimas gracias por tu comentario, también me motiva a seguir porque pensaba que esta entrada sería solo para mi jaja. Mantente atenta porque en la segunda parte voy a hablar sobre todo esto que te cuento aquí.
      Un abrazo!

      Responder
  2. Gracias por tus consejos. Los tomaré en cuenta de inmediato. Por otro lado, a ver si subes tu segunda parte que ya estoy impaciente por leerte. Un abrazo también de mi parte.

    Responder

Deja un comentario